• info8759668

EL EQUILIBRIO DEL EQUINOCCIO "La primavera"


Hoy te hablo un poco sobre el equinoccio, más concretamente sobre el de primavera y todo este periodo tan cargado de cambio, vida y energía, como del despertar de las fuerzas germinativas. Y esto, ¿A qué te suena?


A grandes rasgos, me quedo con el concepto de que los equinoccios son periodos de “EQUILIBRIO” o balance, en donde tenemos 12h tanto de día como de oscuridad, un equilibrio entre los solsticios en los que predominan días más cortos o más largos en el año. En el equinoccio de primavera, la vida entera comienza a despertar de un periodo de letargo reparador y/o sanador, el equilibrio que nuestra propia madre tierra tiene para sí misma, al menos, eso me gusta pensar.


Siendo precisas, el término “equinoccio” proviene del latín aequinoctium, que significa literalmente «noche igual». El equinoccio de primavera era un momento de celebración en la antigüedad por ser el tiempo para la siembra en culturas como los Celtas y los Mayas. También representa el símbolo de fertilidad por excelencia, por ser la temporada en que la naturaleza reverdece.

Imagen @marriazal

Aún hoy en la actualidad, se conmemoran ritos por todo el mundo como Ostara, la celebración Celta de la primavera, el Shunbun no Hi en Japón, importante celebración budista que dura 7 días. O el equinoccio de primavera de Chichén Itzá (México), una muestra de la increíble precisión de la astronomía Maya.


Desde el Ayurveda (sabiduría de la vida), tradicional de la india, la primavera se asocia también con el hecho de soltar, con la limpieza, desintoxicación del cuerpo, mente, liberar emociones, eliminar lastre, transmutar con ayuda de la naturaleza o madre tierra etc.


En nuestra práctica de yoga como en el día a día, te invito a ser como una maravillosa semilla, llena de potencial, magia y poder, preparada para germinar al comenzar a notar la calidez de la tierra y comenzar a brotar para acariciar y sentir los rayos del sol y su calidez, que junto con la tierra, la lluvia, el aire, le alimentan, así comienzas a abrirte poco a poco y comienzas a cambiar, deslígate de la cáscara que antiguamente de resguardó y siente, crece, sal, ábrete al mundo cada vez con mas fuerza y energía.


Para ello es importante prestar atención a Kapha, biotipo o fuerza de la naturaleza que cada persona alberga en forma de energía, también llamado Dosha y que está relacionada con este periodo primaveral, siendo fresca y húmeda. Se compone por el elemento tierra y el agua, se asocia con la energía de la luna, así que si Kapha está desequilibrado puede llevar a sentirnos pesadas y lentas, ello suele significar un exceso de Kapha: la astenia primaveral, los resfriados, las alergias, el exceso de mucosidad en los pulmones, las náuseas, el aumento de peso, la retención de líquidos o la pesadez en las extremidades y el embotamiento, incluso mental y emocionalmente… Sin embargo, cuando Kapha se encuentra en equilibrio nos sentimos fuertes, serenas y estables.


El flujo natural de señales que recibe nuestro cuerpo por los cambios de frio-calor propios de esta época exige una mayor flexibilidad en el cuerpo y promueve una desintoxicación natural, ya que el cuerpo detecta el cambio de las estaciones a nivel celular. La primavera es tiempo de renovar, de rejuvenecer, de revitalizar y también de limpieza. Es frecuente sentir esa necesidad de dejar salir cosas que nos estorban, de crear espacios nuevos, tanto dentro como fuera de nosotros mismos.


Esta etapa nos invita a ir dejando atrás la introspección y el período de resguardo, de oscuridad asociada con el invierno, el frío, un período igualmente importante que nos permite recogernos y prepararnos en la comodidad de la penumbra. En la primavera recomenzamos con fuerza nuestra vida, renaciendo, salimos del letargo de invierno y con el ciclo de la naturaleza renacemos, esto al menos si nuestro equilibrio interior no se ha alterado.


Es un momento idóneo para crear nuevas intenciones u objetivos.


Durante la temporada Vata (dosha asociada al frío seco de Otoño- Invierno) la tendencia natural suele ser comer más para compensar el frío de estos meses y poder sentirnos más a gusto y arropados. Este aumento de comidas más pesadas puede causar acumulación de ama (toxinas), así también la polución, los químicos a los que estamos expuestos, los alimentos transgénicos etc. A esto se suman otros factores como pueden ser nuestro agni (fuego digestivo) o las presiones físicas y mentales. La acumulación de ama o toxinas se puede producir no sólo por las sustancias que nuestro cuerpo no digiere, también se puede producir ama debido a pensamientos y emociones negativos “no digeridos”.


Nuestra práctica quizá comience a ser un poco más dinámica, fluida y retadora, moviendo el cuerpo rítmicamente, ayudándonos a depurar y eliminar toxinas tanto por el uso de torsiones como por pranayamas o kriyas específicos que nos ayudan a conseguir tal objetivo, porque este periodo nos invita a ello, a soltar y reinventarnos, a crear a germinar. Además, como hemos dicho, el equilibrio marca el inicio de esta etapa, con lo que trabajar posturas de equilibrio parece otra buena opción.


La práctica de yoga en primavera se asemeja mucho a la naturaleza. Siendo movimiento, retos, despertar del letargo invernal y crecer. Este es un momento ideal para conectar con la naturaleza, así como de realizar una limpieza profunda del hogar y en todos nuestros ámbitos.


“Primavera transmutadora".


Así que a practicar y celebrar la primavera, ponte manos a la obra. Te propongo, por ejemplo: Realizar una limpieza consciente también del exterior, "tu casa", un día entero limpiando profundamente y deshaciéndote de ropa, elementos que ya no uses ni te sirvan, un día en el que la limpieza sea mas un momento de conciencia y trabajo para ti y tu bienestar, sanador, mas allá de sólo pasar el polvo. O simplemente sal a sentir la tierra, a pasear por el parque o acercarte a la naturaleza haciendo una pequeña excursión al campo. Acércate a oler las flores y para un momento y observa como la naturaleza se abre paso por todos lados, seguramente por donde sueles caminar comienza a brotar algo, un verde, una pequeña flor etc.


¿Te has fijado como en las grietas del pavimento, por ejemplo, salen flores? ¡Qué maravilla! La naturaleza brindándonos siempre su generosidad y abundancia.


Disfrutemos de esas pequeñas grandes cosas.



Oqui López


	Sembrando semillas, cultivando conciencias.

#primavera #equilibrio #atenciónplena #yoga #naturaleza #vida #equinoccio #yoquiyemayá

#asana #kapha #vata #pita #desarrollopersonal

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo